Tecc

INSTALACIÓN DE CALEFACCIÓN

Fontanería, calefacción, gas y contraincendios

En el ámbito doméstico, instalación de suelo radiante, calefacción con emisores, con la aportación de diferentes energías (Gas natural, gasoleo, gas propano, gas butano), Todos los sistemas señalados, pueden apoyarse con la Energía solar.
En las instalaciones industriales. Instalación de suelo radiante, calefacción con emisores, con la aportación de diferentes energías (Gas natural, gasoleo, gas propano), Todos los sistemas señalados, pueden apoyarse con la Energía solar.
Sistemas de tubos radiantes (adecuado para naves de grandes superficies). Sistema de aerotermos.
Instalaciones de calefacción para comunidades, reposición de nuevos equipos, salas de calderas, instalación de contadores de calorías, sistema de control de consumos individuales con lectura por radio-frecuencia.

COMO ELEGIR UN SISTEMA DE CALEFACCIÓN
     A la hora de elegir un buen sistema para combatir el frío en el hogar existen una serie de cuestiones que deben tomarse en cuenta y que le ayudarán a tomar una decisión acertada.
1. La zona climática: si su vivienda se encuentra en una zona fría, necesitará un sistema que mantenga el calor de forma constante. Además, si se trata de un área de frecuentes nevadas, tendrá que prever las interrupciones de suministro de combustible debido a la inaccesibilidad de los camiones de reparto.
Si está ubicada en una zona cálida, será suficiente con un sistema que permita lograr la temperatura ideal de forma puntual; también es más económico.
2. Las necesidades de la vivienda y de quienes la habitan:
-Las dimensiones de la vivienda, su orientación, uso y la necesidad de calentarla total o parcialmente
-El espacio disponible para la ubicación del sistema
-La existencia o no de un sistema anterior
-La necesidad o no de disponer de suministro de agua caliente
-El uso que se haga de la instalación (las horas que permanezca en casa)
3. La posibilidad de la fuente de energía. Para consumir una fuente de energía de suministro continuo, es necesario que la vivienda esté situada en una zona donde haya red de distribución, y que disponga de acometida (llave de edificio). La instalación deberá ser ejecutada por una empresa instaladora autorizada por la Consejería de Industria.
Cuando se trata de sistemas que precisan el suministro de combustible a granel (bombonas de butano, gasóleo...) deberá conocer el servicio de reparto, la frecuencia de la distribución y la accesibilidad de los vehículos de transporte a la vivienda.
MANTENIMIENTO DE LOS SISTEMAS DE CALEFACCION
Con la llegada del frío, hay que elegir un sistema para proporcionar calor al hogar. En el momento de la elección, no sólo se han de tener en cuenta la comodidad, la economía o el espacio disponible para instalar un aparato calefactor. Un correcto mantenimiento, mejorará su funcionamiento y alargará su duración.
La instalación de un sistema de calefacción consiste en un conjunto complejo de aparatos y accesorios alguno de los cuales, como la caldera, puede presentar ciertos riesgos si no se cumplen escrupulosamente las especificaciones de funcionamiento y mantenimiento que indican los expertos.
La mayoría de las averías que sufren estos sistemas, pueden prevenirse con un mantenimiento periódico y eficaz que a la larga le saldrá mucho más rentable. Los sistemas de calefacción trabajan con pequeñas secciones de tubo y con una bomba de circulación. El agua caliente es impulsado por los tubos hacia los radiadores. Una vez en ellos, entra por el termostato y va calentando el agua que contiene el radiador.
1. La caldera: la caldera constituye el corazón de la instalación. La presencia de la caldera consigue la correcta distribución del calor en los diferentes elementos que componen la totalidad del sistema (radiadores o suelo radiante). Su finalidad es la de calentar el agua que circulará por los emisores.
Como elemento principal del sistema de calefacción, la caldera debe encontrarse en perfecto estado de limpieza. En caso de que esté sucia de hollín, será síntoma de una mala combustión, lo que disminuirá su rendimiento no produciendo el calor esperado. Para evitar la combustión del quemador, la caldera debe limpiarse periódicamente.
Deben, asimismo, revisarse las juntas de puertas, registros, cajas de humos y cualquier otra junta que permita una entrada de aire indeseada. Estas entradas de aire incontroladas disminuyen el rendimiento; se producen porque con el paso del tiempo las juntas pierden estanqueidad.
Tampoco hay que olvidar que al calentar el agua por encima de los 60ºC se precipitan los carbonatos disueltos y se adhieren a la caldera. Ahora bien, si la instalación va absorbiendo agua, la incrustación puede ser un problema. Se recomienda utilizar agua tratada para evitar las incrustaciones o la instalación de depósitos de expansión cerrados.
2. Los radiadores: es importante saber que durante el periodo en el que no se ha utilizado la calefacción, los radiadores han podido llenarse de aire. Es necesario purgar cada uno de ellos antes de encender la calefacción, así como alguna otra vez, a lo largo del invierno, mientras ésta permanece encendida. Es un proceso muy sencillo y que no necesita manos expertas para llevarse a cabo.
El paso del tiempo y otras circunstancias provocan que el radiador pierda agua, hasta llegar a un punto en el que el recipiente de compensación no puede equilibrar dichas pérdidas. Esto provoca que se formen bolsas de aire en el radiador o en las zonas más altas del circuito que interrumpen la circulación del agua, con el consiguiente mal funcionamiento del radiador o el insistente sonido del agua al caer.
3. El quemador: el quemador juega un papel muy importante en el rendimiento de la combustión de un sistema de calefacción. Éste requiere un mantenimiento que se indica en el manual de mantenimiento, pero que requiere de la experiencia y saber del fabricante.
A la hora de conservar el quemador en perfectas condiciones se ha de limpiar el filtro de aspiración del combustible, al igual que el sistema de fotorresistencia. Tampoco se ha de olvidar de realizar una limpieza de los electrodos y de las boquillas.

Volver a Soluciones TECC

 

© Copyright Tecc - 2006